• Smoking Brains

10 Ingredientes imprescindibles para crear confianza en tu equipo

Actualizado: 2 de may de 2019

Generar confianza va a ser imprescindible si queremos construir un equipo de alto rendimiento que funcione de manera satisfactoria. Sin embargo, si preguntamos a diez personas al azar qué significa la confianza para ellos seguramente cada una daría una definición distinta. Este es un síntoma clarísimo de lo poco que sabemos sobre la confianza y no deja de ser preocupante, ya que que, indiscutiblemente, es la piedra angular de cualquier relación.

Estas respuestas tan diversas en no deberían de extrañarnos ya que, cuando hablamos de confianza, solemos utilizar la misma palabra para referirnos a muchos aspectos distintos que construyen el término.  Queremos compartir los ingredientes esenciales que nosotros consideramos que se deben dar para construir equipos basados en la confianza y cómo podéis trabajarlos con los vuestros. 


Tipos de confianza en los equipos

La confianza rápida: se puede construir de forma relativamente sencilla y es a la vez necesaria durante las primeras etapas de la creación de un equipo. Los criterios relevantes para este tipo de confianza son: capacidad, sinceridad, integridad y reciprocidad. La confianza profunda: se tarda más tiempo en conseguir y requiere un continuo esfuerzo en cada uno de los aspectos del trabajo en equipo. Los criterios más relevantes para este tipo confianza son: compatibilidad, buena voluntad, predictibilidad, bienestar/vulnerabilidad, inclusión, accesibilidad.



Los ingredientes esenciales para trabajar la confianza

¿Qué entendemos y cómo podemos trabajar cada uno de los ingredientes que componen los dos tipos de confianza? Trabajar en cada uno de ellos va a tener un efecto directo en construir un ambiente positivo y productivo en el trabajo. Veamos cómo podemos abordarlos. 


Capacidad: ¿Pensamos que los miembros del equipo son capaces de hacer el trabajo que se les ha asignado y estamos seguros de que no nos defraudarán?

Por ejemplo:  cuando nos subimos a un avión, confiamos en que los pilotos serán capaces de llevarnos a nuestro destino, sanos y salvos. De ese modo confiamos en ellos/as porque creemos que son competentes en su trabajo.

Sinceridad: Cuando el equipo comparte información ¿lo hace con integridad y pensando en el mejor resultado del equipo?

Cuando otro miembro del equipo comparte información con nosotros nos está enviando una señal positiva, confía en nosotros, por lo que habrá más probabilidades de que nosotros también confiemos en esa otra persona.  Si no compartimos información se generan sospechas; recordemos que la información es poder. Hay ocasiones en que determinada información no se puede compartir pero la solución en esos casos pasa porque nuestros compañeros entiendan el porqué. 

Integridad: Cuando nos comprometemos a algo ¿cumplimos con ese compromiso?

Si cumplimos nuestras promesas estamos estableciendo una primera base de confianza. A veces resulta tentador comprometernos a algo en lugar de decir que no solo con el fin de complacer inicialmente a esa otra persona. Sin embargo la confianza se puede romper realmente rápidamente si nos comprometemos a una cosa y expresamos una intención y luego los hechos no se corresponden con nuestras palabras. 

Reciprocidad: ¿Sentimos que nuestros compañeros confían en nosotros?

Bien, eso nos hará más propensos a confiar en ellos también. Si alguien confía en ti es mucho más fácil que tú confíes en él/ella.  Pero, si pensamos que alguien no confía en nosotros, se puede generar un círculo vicioso donde la desconfianza alimenta un entorno negativo y perjudicial.

Compatibilidad: ¿Compartes valores, historia, intereses u objetivos con tus compañeros?

La mayoría de nosotros nos sentimos más cómodos y tendemos a confiar en aquellos que pensamos son “como nosotros”. De este modo es mucho más sencillo confiar en alguien con quien sentimos más afinidad en nuestros gustos y formas de entender el entorno. Sin embargo es igualmente necesario, importante y mucho más retador construir confianza con alguien que tiene experiencias, aspiraciones y expectativas diferentes a las nuestras. 

Buena voluntad: ¿Te preocupas por tus compañeros y tus compañeros por ti?

El trabajo que hace un equipo puede ser llegar a ser muy exigente y estresante. Todos vamos a necesitar a nuestros compañeros para que nos ayuden en algún momento determinado. Si los miembros de mi equipo valoran mis contribuciones al equipo, se dan cuenta de cómo me siento y se toman el tiempo para conocer qué es importante para mí fuera del trabajo, será más fácil para mi el confiar en ellos. Si a la vez, yo también me ocupo de cuidar de ellos, ellos lo más probable es que hagan lo mismo conmigo. Este aspecto va a ser mucho más relevante en aquellas culturas donde las relaciones interpersonales son extremadamente importantes.

Predictibilidad: ¿Son tus compañeros coherentes en sus comportamientos tanto en sus diferentes contextos, como en el tiempo?

Un ejemplo fuera del contexto laboral que nos sirve para ilustrar este aspecto: cuando dejo dinero a un amigo puedo evaluar el riesgo, ya que conozco su comportamiento, con lo cual puedo saber el grado de probabilidad de que me lo devuelva.

Bienestar/Vulnerabilidad: ¿Siento que no tengo nada que temer del resto de los miembros de mi equipo? ¿Puedo cometer errores sin ser juzgado cuando algo sale mal?

Cuando las cosas van mal hay cierta tendencia a señalar a "otro" y culparle de lo sucedido y además sabemos que es mucho más difícil confiar en alguien a quien tenemos miedo. Estas dos premisas pueden convertirnos en seres defensivos, además de dificultar la comunicación, mermar la iniciativa y la innovación en el equipo. Atentos a ese momento en que dentro de un equipo se empieza a pedirlo todo “por escrito”. Es un síntoma inequívoco de que la confianza se está viendo afectada. 

Inclusión: ¿Hay alguien del equipo excluido o apartado?

¿Todos los miembros del equipo se sienten activamente incluidos en las actividades sociales y laborales que se proponen?  Algunas personas son más sociales que otras y a otras les gusta más estar solas. Pertenecer a culturas o nacionalidades distintas también puede favorecer la división en los equipos si no se trabaja correctamente la inclusión.  Una cosa es que pueda haber personas que necesiten tiempo para estar con otros que hablen su mismo idioma, y eso es natural, pero el espíritu del equipo no debe dañarse por estas diferencias.


Accesibilidad: ¿Sentimos que nos podemos acercar a los otros fácilmente y que son abiertos acerca de sus sentimientos?

Si esto es así, normalmente nos llevará a confiar en ellos de una forma más fácil. Hay a quien le resulta mucho más fácil compartir sus emociones; otros/as son más reacios a expresar sus sentimientos, lo que puede hacerles parecer más distantes y poco comunicativos. De nuevo las diferencias culturales son importantes en este sentido, ya que cada una da un valor y una importancia diferentes a esta accesibilidad.


¿Cómo trabajar los ingredientes de la confianza en los equipos?

Testear al equipo con esta lista y evaluar en qué nivel de cumplimento o carencia está en cada uno de los ingredientes suele dar muy buenos resultados. Por supuesto no es la única forma de abordar el trabajo de la confianza pero en nuestra experiencia, y tras haberla trabajado con equipos de todo tipo, puede ayudarnos de tres formas distintas.


  • Facilita a los equipos poder entender cómo funciona la confianza y que de ese modo puedan alinearse y consensuar qué tipo de relación quieren construir entre todos.

  • Evalúa el estado de la confianza de un equipo respecto a cada uno de los ingredientes esenciales. Una vez se han obtenido y analizado los resultados se puede establecer un plan de mejora conjunta. 

  • Permite explorar otras  dinámicas que nos ayudarán a profundizar sobre aquellos aspectos de la confianza necesitamos trabajar con más dedicación y elegir la herramienta adecuada para ello. 

Tanto si estás en un equipo donde no hay confianza y la quieres construir, como si tu equipo ya la tiene y el objetivo es potenciarla aún más, esta lista puede ser tu aliado. Es importante tener en cuenta que para trabajar la confianza será necesario que haya una buena comunicación dentro del equipo. Te recomendamos que eches un vistazo a estas 5 acciones con las que vas a poder mejorar la comunicación de tu equipo


Terminamos con una cita de Ernest Hemingway que en Smoking Brains nos encanta y es la que utilizamos para crear confianza dentro de nuestro equipo:

"La mejor forma de averiguar si puedes confiar en alguien, es confiar en él". 

Quizá si Hemingway pudiera leer este post se sentiría orgulloso de cómo aproximamos nuestro trabajo sobre su reflexión, aunque por la parte literaria quizá nos daba un coscorrón :P

Barcelona © 2015 - 2019