• Smoking Brains

7 habilidades que todo profesional debería tener

Actualizado: 15 de may de 2019

¿Qué define a un buen profesional? Tanto en el mundo de las TIC como en otros ámbitos, hay ciertas características que cada vez son más valoradas a la hora de decidir entre uno u otro perfil si nos encontramos en un proceso de contratación. En este artículo queremos hacer hincapié en alguna de estas competencias que van más allá de la preparación técnica que la persona pueda tener y que podríamos categorizarlas como más transversales. .


1. Comunicación efectiva

Nos encontramos en muchas empresas con las que trabajamos no sólo que existen problemas de comunicación sino que estos aparecen a diferentes niveles dentro de cada entorno.

Cuando hablamos de comunicación efectiva no nos referimos únicamente a saber hablar correctamente. Aquí entran en juego también otros factores, tales como la escucha activa, el buen uso de los canales, el conocimiento del contexto en el que nos encontramos, la empatía o la comunicación no verbal.

Por sintetizar algunos consejos o trucos a tener en cuenta en este punto recomendamos:

Intentar separar las personas de los hechos cuando os vayáis a referir a algo que ha sucedido.

  • Tener en cuenta la “prime directive” de las retrospectivas en Agile antes de emitir cualquier juicio: Todo el mundo ha hecho lo que ha podido con las herramientas que tenía a mano en el contexto en el que se encontraba.

  • Leer algún libro sobre CNV (Comunicación No-violenta) o ver algún vídeo de su autor, Marshall B. Rosenberg.

  • Cuanto no estemos de acuerdo con algo, pensar por un momento: Y si en lo que me están diciendo hubiera un 2% de razón, ¿qué sería?

  • Realizar algún curso sobre comunicación efectiva.



2. Saber dar y recibir feedback

Muy relacionado con la comunicación efectiva, una competencia que cada vez coge más peso, debido a la habilidad que veremos más adelante sobre trabajo en equipo, es la capacidad tanto de saber dar como de saber recibir feedback.

Nos encontramos muy a menudo en entornos con gran variabilidad y donde a veces se toman decisiones de forma precipitada o sin tener en cuenta la mayor parte de los factores en juego. Es por ello que es importante no sólo reconocer cuándo podríamos haber hecho algo mejor sino como aceptar que alguien nos lo diga. Del mismo modo, el feedback puede, y ha de ser, también positivo.

Dar y recibir feedback no es sencillo, sobre todo si no estamos acostumbrados, es por ello que recomendamos:

  • Establecer una cultura de reconocimiento en vuestro entorno, como puede ser a través de kudos.

  • Aprovechar cualquier situación para pedir feedback sobre nuestro trabajo.

  • Solicitar permiso para dar feedback a alguien.

  • Basar en datos y hechos el feedback que demos.

  • No dar feedback sobre el feedback recibido, simplemente agradecerlo.




3. Adaptabilidad al cambio

Filosofías de trabajo como Agile facilitan el hecho de que un profesional sea más consciente del entorno cambiante en el que nos solemos encontrar cada vez con más frecuencia. Ser Agile no tiene por qué implicar usar cualquiera de los marcos de trabajo que ofrece el mercado pero sí ser consciente que los cambios suceden y que hemos de abordarlos.

Es importante reaccionar positivamente ante los cambios y saber tanto planificar el trabajo, teniéndolos en cuenta, como saber anticiparse a ellos de forma proactiva.

Los puntos que recomendamos para potenciar esta habilidad son:

  • Estudiar y comprender Agile, sea leyendo libros, viendo videos o con formaciones.

  • Estudiar los modelos sobre gestión del cambio, por ejemplo Kotter, para tener una base de cómo actuar sobre eso cambios organizacionales o metodológicos que van más allá de los cambios de alcance en un proyecto.

  • Aprender técnicas de planificación y estimación ágiles.



4. Capacidad de delegación

Lo primero que debemos tener claro es que delegar no es o blanco o negro, es decir, o delego o no delego. Delegar puede tener varios niveles dependiendo de la responsabilidad y el compromiso sobre la acción que estemos tratando.

Cuando hablamos de delegar no nos estamos dirigiendo únicamente a gerentes, líderes o jefes de proyecto. Cualquier profesional, esté en el ámbito que esté, tiene oportunidades de delegar con el objetivo de aportar el mayor valor en aras de conseguir el mejor resultado.

¿Qué aconsejamos para potenciar esta habilidad?

  • Aprender cómo funciona Delegation Poker y utilizarlo en una sesión de equipo.

  • Al delegar una tarea, dejar bien claro qué se espera recibir.

  • En Scrum, por ejemplo, se trabaja con el contrato de Defnition of Done, que define cuándo algo está completado.

  • Al delegar, tener claras las fechas de entrega o de supervisión.Hacer explícitas las políticas de delegación dentro de tu equipo.


5. Negociación

Uno de los comentarios que nos encontramos frecuentemente en las empresas con las que colaboramos es “No sabemos decir que no”. No saber decir que "no" implica, en la mayoría de los casos, asumir responsabilidades que es muy probable que no podamos cumplir. Tener capacidades de negociación, conjuntamente con comunicar efectivamente, conlleva, entre otras ventajas, una gestión efectiva de expectativas, mejor trato con cliente o planificaciones más precisas.

Negociar no significa salir de una discusión en una posición ventajosa, de todas las opciones que hay, el más beneficioso es el llamado Win-Win, donde ambas partes en la negociación obtienen valor y el que, además, genera más empatía, lo que puede comportar mayor fidelización. Si quieres potenciar esta habilidad, alguno de los puntos que recomendamos son:

  • Aprender sobre técnicas de negociación.

  • Antes de negociar, haber dedicado tiempo a la preparación de la sesión.

  • Conocer cuál es tu BATNA (Mejor Alternativa a un Tratado Negociado, en inglés).

  • Una vez en la negociación, entender ésta como una relación de cooperación y tratar de separar a las personas de lo que se está discutiendo.

6. Trabajo en equipo

Tanto en entornos TIC como en cualquier otro, los problemas con los que nos encontramos cada vez con más frecuencia son complejos de resolver, es por ello que se precisan soluciones a nivel de equipo donde varias mentes pensantes siempre son mejor que una sola; para resolver un problema complejo es necesario un sistema complejo.

Trabajar en equipo no es sencillo y, en ocasiones, acostumbran a florecer conflictos de egos o rangos que hemos de saber gestionar a nivel grupal.

Para mejorar el trabajo en equipo recomendamos:

  • Implementar una cultura de mejora continua, con ciclos de feedback periódicos, como las retrospectivas.

  • Conocer mejor a los integrantes de tu equipo con técnicas, por ejemplo, como Moving Motivators, de Management 3.0.

  • Crear un acuerdo explícito de trabajo para el equipo y tenerlo presente.

  • Crear conjuntamente una visión y un propósito para el equipo.

  • Trabajar la confianza dentro del equipo.


7. Orientación a resultados

Es importante pensar en el valor que estamos aportando, tanto en los proyectos en los que estemos trabajando como el que aportamos a la empresa en pro de conseguir sus objetivos. Muchas veces nos focalizamos en qué tecnologías utilizamos, qué metodologías implantamos o en qué métricas nos enfocamos, dejando en un segundo plano qué resultados conseguimos, cómo y cuándo.

Orientarnos a resultados nos garantiza que estamos alineados con la dirección de nuestra compañía y con los objetivos de nuestros clientes, con lo que el valor que aportamos es mayor.

¿Qué podemos hacer para potenciar esta habilidad? Algunos puntos podrían ser:

  • Comprender el propósito de la empresa en la que estamos y de los proyectos en los que trabajamos.

  • Entender y potenciar el sentido de urgencia de lo que estamos haciendo.

  • Conocer a todos los implicados y afectados por nuestro trabajo.

  • Definir entregas parciales, iterativas e incrementales, siguiendo el modelo Agile.


Estas serían las 7 habilidades profesionales o soft skills que consideramos más importantes en la actualidad y que todo integrante del capital humano de las organizaciones debe tener y potenciar, aunque evidentemente, hay muchas más.

Y vosotros, ¿Cómo os veis dentro de vuestro equipo en estas habilidades? ¿Cuáles creéis que deberíais trabajar? Esperamos que los consejos que hemos dado en cada uno de los puntos os sean útiles y no dudéis en contactarnos si queréis potenciar o trabajar algún aspecto de esta lista. :)

Barcelona © 2015 - 2019