• Smoking Brains

¿Cómo crece una iniciativa de cambio?

Actualizado: 20 de may de 2019

Todos conocemos la frustración de querer cambiar cómo funcionan las cosas a nuestro alrededor, pero en el momento que empezamos a hablar de ello, nos topamos con reacciones que pueden ir del escepticismo, la desconfianza y la falta de apoyo hasta una oposición directa a los cambios que intentamos implementar. De hecho, a veces hasta a nosotros mismos nos cuesta a veces comprometernos completamente con ello.

Todo esto es muy normal, porque a parte de lo que pensamos o hemos visto en otra parte, no hay nada que realmente nos demuestre que este cambio es bueno y va a funcionar. Si a eso le añadimos que quizá ya estamos trabajando con un sistema que funciona (más o menos...) la situación de propiciar un cambio se complica. 


¿Cómo podemos superar esos obstáculos?

¿Porqué tendrían nuestros compañeros, los otros departamentos y el resto de la organización que confiar en nosotros y cambiar?¿Cómo podemos establecer esa base de confianza que les impulse a apoyar nuestras ideas?

Bueno, es más de una pregunta, pero hay una respuesta muy simple: Baby Steps.



Para que nuestra iniciativa pueda tener éxito, necesitamos avanzar poco a poco, haciendo pasos muy pequeños que nos permitan ganar apoyo. ¿Qué quiere decir eso? ¿Cómo planear esos pasos para tener un mayor impacto?

Una pauta simple que da resultados muy potentes es empezar con un foco interno muy reducido e ir expandiendo el alcance de la iniciativa de manera gradual.


Un ejemplo: Antes de pretender cambiar la organización o ni siquiera los departamentos alrededor del nuestro, podemos empezar con nuestra manera de trabajar enfocándonos en la calidad. La calidad de lo que estamos produciendo es un área que, aunque no sea totalmente independiente del resto de la empresa, está en gran parte bajo nuestro control o, si no, en la cual podemos tener mucha influencia. Este enfoque en cómo realizamos cada una de nuestras tareas, nos permite establecer un “diálogo” con nuestros colaboradores y demostrar a través de acciones y resultados que “Estamos mejorando”. Después de habernos enfocado en cómo efectuamos cada tarea, podemos ir ampliando a cómo nos organizamos con ellas. Por ejemplo reduciendo el “Work in progress” y así aumentando nuestra efectividad.


Un cambio de este tipo, tiene dos efectos interesantes:

  • El primero es el aumento en la efectividad.

  • El segundo, el que nos permite pasar al nivel siguiente, es de aumentar el nivel de confianza con nuestros colaboradores y stakeholders enseñándoles resultados concretos con mayor frecuencia.


Confianza

La confianza es el elemento clave de toda colaboración y ya hemos escrito (y seguiremos escribiendo sobre ella :)) La receta de la confianza tiene muchos ingredientes, pero el más efectivo es sin duda el simple hecho de entregar lo que nos hemos comprometido.

Reducir el “Work in Progress” nos permite entregar mucho más a menudo y nos permite mantener una relación de confianza a un ritmo muy rápido.


La construcción de esta relación requiere un cierto tiempo y es importante recordarlo antes de intentar avanzar. Pero cuando nuestra relación es lo suficiente fuerte, podemos naturalmente ir a la etapa siguiente y empezar a pedir un cierto compromiso y colaboración de los otros departamentos para implementar los cambios siguientes que pueden ser: negociar el volumen de trabajo y cambiar poco a poco los procesos que usamos para interactuar.

Un  ejemplo sería: balancear las demandas con nuestra capacidad y reducir la presión de las peticiones sobre nuestro equipo. Es decir, hacer lo mismo que hemos hecho en el paso anterior, reduciendo el “Work in Progress” pero a nivel de las peticiones que vienen hacia el equipo y no solo a nivel interno.


Cada una de estas etapas se podrían desglosar en pasos mucho más pequeños, pero siempre con el enfoque de ir construyendo una base sólida para hacer crecer nuestra iniciativa y construir confianza con el resto del negocio para poder tomar el paso siguiente.

La clave está en demostrar que los cambios que proponemos aportan beneficios de forma que de una manera fácil para los demás también se puedan comprometer con estos cambios, minimizando el impacto (y amenaza percibida) de cada uno de ellos.

Ese crecimiento lento nos permite también ir ampliando el área de influencia y el margen de maniobra que tenemos, yendo desde el nivel personal al del equipo, y poco a poco poder ir incluyendo a los departamentos con los cuales colaboramos.


Quizá lo que has leído te ha disparado algunos resortes y te estás planteando algunas dudas a la hora de dar forma a esas inquietudes. Estaremos encantados de que nos cuentes cómo podemos ayudarte.



Barcelona © 2015 - 2019